Nos poníamos las botas de agua y salíamos de casa buscando el primer charco que pisar. Y después de sumergir los pies en el primero, mirábamos dónde había otro más profundo, y otro, y otro…

Con botas y todo, conseguíamos mojarnos los calcetines y los pantalones. Y llegábamos a clase con los pies fríos, ésto es, jodidos pero contentos.

Y todavía quedaba el regreso a casa para volver a mojarnos los pies, los pantalones, escuchar la salmodia de la mamá y coger un resfriado.

Ahora no hay tantos charcos, cosas del progreso y el asfaltado de viales públicos. Pero los niños se divierten igual.

One Response to “Habían más charcos”
  1. Enake says:

    Cosas del progreso… no sé dónde vamos a ir a parar… pero esto pegará un pedo un día de éstos y tendrán que empezar de nuevo los que queden… que serán pocos… mientras tanto a no joder al vecino y disfrutar lo máximo posible.

    Saludos.

  2.  
Leave a Reply


Creative Commons License

Tirante [caballero andante] por Tirante está bajo una licencia de Creative Commons
.