(Viene de aquí)

AsÍ pues, los bancos están caninos y necesitan generar liquidez: cortan la concesión de créditos, venden activos (inmuebles, valores, etc) y empieza una agresiva oferta de depósitos. En España, a partir de julio de 2007 empezaron a lanzarse depósitos a tipos cercanos al 5%, cosa impensable sólo unas semanas antes.

Y a partir de aquí, los bancos, conocedores de su situación, empiezan a mirar de reojo a las demás entidades… nadie se fía de nadie, asi que también dejan de prestarse entre ellos en el interbancario o, si lo hacen, a precio más alto.

Una explicación más detallada se puede encontrar en el blog de Leopoldo Abadía, el cual he usado para estructurar éste artículo. Me sorprendió muchísimo cuando lo leí, ya que a pesar de coincidir en el diagnóstico, nunca lo habría podido ordenar con la claridad con la que él lo ha hecho : probablemente es la mejor explicación posible de ésta crisis. Estoy convencido de ello, y os recomiendo que lo leáis.

Pues bien, entramos en la solución a dicha falta de liquidez y de confianza entre unos y otros: entre público y banca, banca y público, banca y banca, banca y sistema financiero, banca y bancos centrales… en fin, un pollo del 9.

Lo de la falta de confianza, pues como que no se ha resuelto; Es más, ha ido a peor. Y con total justicia. Solo hacía falta tomar un cafelito con algún directivo de banca para que saliese a la luz lo evidente: que estaban cortando las líneas de crédito, que no prestaban dinero ni patrás, y que no se fiaban un pelo del vecino. Asi que, si ellos no se fiaban, no ibamos a ser los demás quienes lo hiciéramos.

De las declaraciones de los políticos, pues como que las voy a dejar aparte, que es donde se les debe de dar de comer a ésta banda: aparte.

Hasta el viernes pasado, las soluciones han venido de la mano de ingentes inyecciones de liquidez por parte de los bancos centrales. ¿Que los bancos no se prestaban entre ellos?.. pues nada, la FED y el BCE a meter pasta a pozales para que la rueda siga girando. O sea, parches. El problema, por mucha liquidez que se inyectase al sistema, seguía. No se pudo evitar la quiebra de Lehman bros., y tuvo que intervenirse AIG, la mayor aseguradora del mundo, amén de nacionalizarse Freddie Mac y Fannie Mae, las dos entidades hipotecarias más importantes de USA… o lo que es lo mismo, del mundo. Y los mandamases del sistema empezaron a temerse lo peor: una cascada de quiebras y el colapso total del sistema financiero.

La cosa empezó a oler rarita cuando supimos que se barruntaba el prohibir el establecimiento de posiciones cortas, especialmente en valores financieros. La bolsa rusa cierra para evitar que caiga. La SEC americana y la FSA británica cumplen con el pronóstico y prohiben las posiciones cortas en varios valores, incluso suspenden alguno de cotización. La bolsa australiana prohibe los cortos en la totalidad de valores. En España, por supuesto, no pasa nada. Había empezado el plan ‘salvemos el mundo’.

Y entonces vino lo gordo: salen los americanos y dicen que van a crear organismos y medidas que pretenden recoger en bracitos a todas aquellas entidades financieras que, con la mierda hasta las orejas, están a punto de ahogarse en ella. Es decir, que en la más pura tradición marveliana, el Capitán América sale al rescate.

El Capitán América va a comprar toda la porquería de los bancos: todos los productos financieros basura, basados en las subprime, que hacía un rato no tenían prácticamente valor…. ¡pues ya lo tienen! Liquidez inyectada al sistema  y revalorización de los activos por generación espontánea. Tócate los cojones. Resultado: subidón espectacular de las bolsas.

Seguramente se ha evitado el colapso. Pero, ¿cual es la contrapartida? Pues, sin duda, la muerte del sistema financiero actual. A día de hoy no tengo criterio suficiente como para saber si las medidas que se van a adoptar a partir de hoy serán las idóneas. Lo que ha quedado meridianamente claro es que, de un día a otro, hay quien puede romper la baraja y establecer unas nuevas reglas del juego.

Solo espero que, a raíz de todo ésto, las autoridades financieras mundiales reestructuren el sistema, creando controles eficaces para que situaciones como la actual sean mucho más difíciles de ocurrir en un futuro. Quizás sea esperar mucho de quienes no han demostrado nada en el pasado, pero es lo que hay.

Quizás, y aunque no me ha gustado nada la intervención de la FED, se haya evitado el caos y una crisis de una gravedad que no puedo siquiera imaginar. Quizás mis ahorros y los de mi familia están más seguros ahora que el jueves pasado. Quiero pensar ésto y no lo contrario.

El rey ha muerto. ¡Viva el Rey!.

2 Responses to “Hasta el infinito y más allá (II)”
  1. lmig says:

    Pues sí que la han liao parda!!!

    Salu2

  2. Tirante says:

    Ya lo puedes jurar, Imig. Parda de cojones.

  3.  
Leave a Reply


Creative Commons License

Tirante [caballero andante] por Tirante está bajo una licencia de Creative Commons
.