19 de Septiembre de 2008. Hoy la bolsa europea ha registrado la mayor subida de la historia. Según he leído, de la historia de siempre, desde el principio de los tiempos, mucho antes de que mi padre y mi madre fueran novios.

Los mercados no fueron diseñados para ser bajistas. Todos sabemos que los índices tienen sesgo alcista: los valores que se comportan mal se sacan del índice para meter otros que puedan seguir empujando hacia arriba.  Ya lo decía Sir Winston Churchill: “Hay verdades, medias verdades, mentiras y estadísticas”; También decía que ‘Sólo me fio de las estadísticas que yo mismo he manipulado’. Ni más ni menos que eso son los índices, pura manipulación de la estadística. Pero todo ésto ya lo sabíamos, aunque lo que ocurrió el pasado viernes 19 superó las más aberrantes fantasías financieras de quien ésto escribe.

Llamar manipulación a la subida del viernes se queda muy corto. Realmente no sé cómo calificarlo, ni siquera sé si va a ser bueno o malo. Lo que sí que sé es la intervención habida en los mercados ha algo así como cuando era pequeño y, jugando a fútbol en el patio del colegio, el dueño de la pelota se enfadaba, cogía la pelota y se marchaba dejándonos a todos los demás con un palmo de narices. Que no se juega más, que el que manda se ha enfadado y no le gusta éste partido.

Pero echemos marcha atrás. Para explicar el porqué de la intervención, tenemos que entender cual es el gravísimo problema que ha llevado al sistema financiero al borde del colapso. Pues bien, y siempre desde mi humilde punto de vista, el problema ha sido una variante moderna de las tan antiguas ‘pelotas’ con letras de cambio: alguien necesita financiación, emite una letra de cambio que no responde a ninguna operación comercial, la lleva al descuento y obtiene dinero confiando en pagar la letra al vencimiento de la misma cuando haya mejorado su tesorería. Lo grave es que, en éste caso, la emisora de las ‘pelotas’ ha sido la mismísima banca.

El origen de la crisis financiera, a mi modo de ver,  se encuentra en la disminución de márgenes de beneficio de la banca americana. La bajada de los tipos de interés en USA causó que el negocio de los bancos disminuyese. El diferencial entre lo que cobraban por los préstamos y lo que pagaban por los depósitos cada vez era menor, lo que los llevó a darle a la cabecita y ver qué se inventaban para seguir ordeñando las tetas de la vaca.

Pues bien, aprovechando el boom inmobiliario, lo que se les ocurrió fue aumentar su negocio ofreciendo préstamos de mucho riesgo (hipotecas subprime) y, además, aumentar el número de operaciones para compensar el poco margen que tenían en cada una. Obviamente, a mayor riesgo del préstamo, el coste era mayor para el cliente… claro que el que no puede pagar igual le da que le pidan 1 que 25 millones… (por cierto, como ha ocurrido aquí en España, el préstamo no solo incluía el valor de la vivienda, sino que se constituía por dicho valor más gastos, muebles, la tele de plasma, coche, comunión de la niña…).

Mientras la economía fuese bien, la cosa tendría que ir bien: la gente seguiría pagando su hipoteca, fuera prime, subprime, punk, afterpunk o aftershave. El problema es que la cosa se torciese, como finalmente pasaría.

Por otra parte, el afán desmesurado de conceder préstamos llevó a los bancos a dejar su caja más seca que la mojama, así que acudieron a los mercados financieros internacionales para subsanar su necesidad de liquidez. ¿Y qué se inventan entonces para vender la moto? Pues algo brillante, titulizar las hipotecas: crean unos productos denominados MBS (Mortgage backed securities, obligaciones garantizadas por hipotecas) y, a través de fondos de inversión y otras vías, los reparten por el mundo. Pero los reparten a lo bestia, o sea, una cantidad de pasta indecente. Claro, no era lo mismo vender una MBS que oro, así que los intermediarios  financieros, entre otras estrategias,  los escondieron en fondos de inversión estructurados y todo tipo de productos molones.

En fin, la basura que se esparció por el mundo fue de proporciones gigantescas. Por ahí tengo los números, pero como si no los pongo: me mareo. Baste decir que es tan enorme que sí, que puede hacer tambalear el sistema, y al final pasó lo que pasó: los precios de la vivienda en USA se desplomaron a principios de 2007 (pinchazo de la burbuja inmobiliaria), llegó la crisis,  la peña no podía pagar las hipotecas y, consecuentemente, todos los productos financieros creados a partir de éstas empezaron a perder valor y dejaron de poder colocarse. La banca volvió a encontrarse con un problema de liquidez, y tuvo que acudir en mayor medida al mercado interbancario (el Mercadona de los bancos).

(… continuará)

5 Responses to “Hasta el infinito y más allá (I)”
  1. propugnator says:

    Interesante… desde luego yo creo que financieramente esto es peor que el 29… bueno es un decir, yo no lo vivi, pero vamos esto es un bacalao pero caducao…

    Un saludo y esperando la continuacion…

  2. car says:

    esto no aregla nada,que utilizen el dinero para rebajar las hipotecas a la mitad de costo y que la gente se anime y siga pagando,los bancos que se hundan con el papa estado llega,total pra llegar a esto

  3. phil says:

    en primer lugar esto es una prueba para ver si salen mis comentarios en la web. y en segundo, es un mensaje de agradecimiento a tirante por su lúcida y divertida explicación sintetizada de la crisis de las subprime.

  4. phil says:

    visto que el blog funciona de pmadre; me lanzo a hacer una pregunta:
    ¿los 700 billones (700×10 elevado a 9) de dólares que proponen los americanos invertir en compra de activos tóxicos (i.e. hipotecas basura); serán suficientes para limpiar el mercado inmobiliario de las subprime?

  5. Tirante says:

    No tengo ni idea, phil. Lo que sí creo firmemente es que por mucho plan de rescate que inventen llevamos únicamente un año de ciclo bajista y, por lo que he visto al respecto, espero al menos dos más. Cuestión de estadística.

    Que si, que saldrán miles de expertos que ven el suelo claramente… yo, como no soy un experto ni tengo que proteger una casa de análisis ni un broker de valores, no veo suelo alguno.

    Y por mucho que limpien, lo que es evidente es que entidades supuestamente ‘limpias’ no prestan dinero en el interbancario a otras entidades supuestamente ‘limpias’. O sea, que imagino que tendrán que seguir dándole a la manivela de la maquinita de hacer billetes y mandar a hacer puñetas los objetivos de contención de la inflacción.

  6.  
Leave a Reply


Creative Commons License

Tirante [caballero andante] por Tirante está bajo una licencia de Creative Commons
.